sábado, 23 de noviembre de 2013

jueves, 26 de septiembre de 2013

¿Lloverá?

¿Será verdad que cuando se ve Gran Canaria tan clara, es que va a llover?

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Las Libreas. El Palmar. Buenavista del Norte

Dentro de las fiestas de Nuestra Señora de la Consolación en El Palmar, destaca el baile de Las Libreas al son del tajaraste.
El baile de Las Libreas simboliza la lucha entre el bien representado por los bailadores y el mal encarnado por la figura del diablo y la diabla.
La forma de danzar llama la atención, siendo unos saltos muy bruscos, vivos y con sorprendentes vueltas. La danza de las libreas está formada por tres parejas de bailadores, todos hombres -tres de ellos disfrazados de mujer-, que bailan detrás del diablo y la diabla, que son las figuras más notables de la danza.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Arafo en " Historia del Pueblo Guanche". Juan Bethencourt Alfonso

[...] y aún bromean a los de Arafo llamándolos cancos y preguntándoles si van a Chiguergue a buscar el Sol, porque así denominaban a sus sacerdotes, que iban diariamente adornados de flores, tocando tamboriles y flautas, a saludar a Achamán.
             Bethencourt Alfonso (1905)


viernes, 30 de agosto de 2013

Representación de El Trueque

Vídeo de la representación de El Trueque en el noroeste de Tenerife, celebrado el pasado 17 de marzo.
El objetivo es recordar  las formas de vida de antaño, como en este caso, el trueque.
La gente iba de un lugar a otro, generalmente en la misma comarca e intercambiaban sus productos, por ejemplo en esta zona de Tenerife subían andando desde Puerto Santiago las pescaderas,  para en los pueblos de las medianías cambiar el pescado por verduras, hortalizas y frutas. O los cochineros de Icod el Alto que con sus mulas recorrían toda la isla ofreciendo su mercancía.

También era muy importante el intercambio de semillas, lo podemos ver es este artículo de Juan Antonio Jorge Peraza, uno de los promotores de este evento.

" Mi abuelo vino del Norte"

Mi abuelo vino del Norte a buscar semillas. Por lo visto es bueno cambiarlas de sitio, que de vez en cuando las semillas viajen. Bueno, eso le gusta a todo el mundo, conocer gente, ver otros pueblos, jugar a otros juegos. Creo que mi abuelo no buscaba precisamente ver cómo se jugaba en otros sitos, aunque tenía edad para eso cuando pasaba la Cumbre con su padre para buscar semillas. Al fin y al cabo, con doce años seguro que todavía le gustaba echarse a la calle a jugar con los demás chiquillos.

Siempre salían temprano. Su madre decía: “a quien madruga Dios le ayuda”, pero eso no era recompensa para dejar la cama calentita cuando todavía no se veía ni un “fisco” de luz en la ventana. Era duro levantarse tan temprano, pero valía la pena cuando su madre lo despedía montado en la mula como a los demás, como a una persona grande. Era cuando se ponía serio y tieso como un garrote, haciéndose el fuerte. Además, todavía podía haber brujas trasnochadas. Había que aparentar.

Cómo disfruto yo con esas historias de mi abuelo, porque me dibujan lo que había en otra época donde ahora yo voy a jugar con mis compañeros: el Camino del Valle Arriba, la Casa de Esteban el Medianero... Donde nos metíamos muchas veces a escondidas buscando tesoros era en la Casa del Patio, allí sí que me daba miedo. Pero para mi abuelo llegar a estos sitos era una alegría. Podía significar algo dulce después de haber estado comiendo sólo gofio y unas batatas frías que siempre le “enyugaban”. Aunque no todo era amargo; se emociona cuando nombra unas tortitas planas de cebada que le hacía su abuela para los viajes. Cuando salía con su padre hacia las tierras del Sur, esas tortitas eran su gran tesoro. Una vez las cuidó con tanto mimo que una le duró hasta la vuelta. ¡Sería bobo! Con el desconsuelo que pasó…

Según mi abuelo, sólo entendió el por qué de aquellos sacrificios, de tantas horas de montura, del sueño y frío en aquellas madrugadas, cuando pasados muchos años, ya viviendo en el Sur, veía algunos paisanos suyos en sus camionetas, bien trajeados, pero más tristes. Ya venían a lo que venían y se iban al Norte. No se quedaban a dormir en casa de los amigos de Vilaflor o de Guaza. Sólo venían a trabajar y se volvían a sus casas, pero esa forma de viajar no les hacía valorar los primeros rayitos de luz en la cara, cuando ya estaban llegando al Filo. Ver los campos amarillos del Sur era todo un descubrimiento. Qué diferentes eran de las huertas rojas y casi siempre verdes del Tanque o de Las Abiertas.


La amistad, por lo visto, era el mejor pasaporte en esa época, porque no había pensiones, y tener a Señor Agustín en Vilaflor o a Don Frasco en Vera de Erques…eran tantos que eso sí que se me olvida. Esos sí eran amigos, porque sabían de necesidades y por eso siempre agasajaban al padre de mi abuelo como si fuesen familia. Nunca faltaba un “fisco” de paja en el granero para tumbarse al abrigo de una manta canela con una raya blanca que, según mi abuelo, vino de Cuba. Tenía algo que ver con una revolución y unos mambises, o algo así.

Ahora, cuando escucho a mi abuelo, aunque esas historias me las ha contado muchas veces, siento desconsuelo de poder viajar por esos mundos de la Cumbre montado en mi alazán, sobre la albarda que había sido antes de su hermano mayor y antes de su tío. Ahora que recuerdo, fue la misma que yo rompí un día por ver si dentro había algo de valor. Qué pena que hubiese sido tan pequeño en aquel momento, porque ahora no lo habría hecho. Menos mal que ya he crecido.


 Creo que antes la gente era más feliz, porque aunque mi abuelo me habla del frío o de que no había juguetes, tenía muchos amigos. En la Cumbre se tropezaban con las mujeres que llevaban el pescado a la cabeza; subían desde Puerto Santiago y a veces llegaban hasta Erjos, sólo para cambiarlo por papas o alguna col, o ñames. Lo que no había en un sitio había que ir a buscarlo a otro, caminando. Mi abuelo siempre se queda repitiendo: ¡caminando! ¡caminando!

Algunas veces se encontraban con los Cochineros de Icod el Alto, con unas cestas que llaman raposas donde traían cochinos chicos que ofrecían a la gente y le decían: ¡fíjese, igualito que su madre! O con el cura, que siempre les daba la bendición y al que luego brindaban con algo, con sus escrituras bajo el brazo y tirando de una burrita parda. Parece que al cura siempre le regalaban las burras más “es rengadas” porque siempre iba él tirando del animal; ir montado era un desespero para la energía del cura. Siempre de un lado a otro para dar misa o los últimos sacramentos a algún moribundo, un rosario en el otro pueblo, siempre iba apurado.


 Mi abuelo venía del Norte a buscar semillas, pero dice que la mejor semilla no se la llevó, la sembró en el Sur: su familia. Sus hijos: Manuel, Hilario, Roberto; su mujer, abuela Lucrecia, a la que siempre envía un beso hacia el cielo cuando la nombra, mientras le regala alguna lagrimilla a escondidas.

Yo soy el más enano y creo que tengo una enorme suerte de tener un abuelo, porque escuchar sus historias es como tener un sabio en casa. Él me puede hablar de muchas cosas que ya no están donde yo juego, pero como él me las cuenta yo las veo y mi imaginación hace mayores las historias. Al final yo también puedo hacer magia porque veo otras aventuras donde mis compañeros sólo ven el Camino Real, vacío, medio abandonado. Además, así podré contarle aventuras a mis hijos. Pero bueno, para eso hace falta mucho tiempo.


viernes, 23 de agosto de 2013

El Desayuno Canario

-¿Cuál es el desayuno canario?

- Pues, la leche y el gofio de toda la vida.

Nosotros cuando podemos, nos vamos al Sauzal y compramos el gofio directamente en el molino, lo puedes encontrar de trigo, millo, centeno, espelta, de mezcla de dos o más cereales....



Cuando llegamos a casa lo vaciamos en la "lata del gofio"  y por las mañanas no puede faltar en la mesa.




















Una taza de leche y gofio es suficiente para pasar la mañana. Por lo visto una de las cualidades del gofio es que contiene hidratos de carbono de liberación lenta. Es decir, si te comes un bombón, de manera inmediata se dan picos de azúcares en la sangre. En cambio en el gofio la liberación se va produciendo poco a poco, durante horas.

¡¡Valoremos  lo  nuestro!!

domingo, 18 de agosto de 2013

Coplas a la Virgen de Candelaria

He encontrado entre unos viejos papeles de mis abuelos una hojita con coplas a la Virgen de Candelaria, también algunas fotos y dibujos.  La hoja que contiene las coplas dice por una cara: "Coplas Antiguas" y por la otra "Nuevas Coplas".

Ambas nos cuentan la historia de la Virgen de Candelaria y calculo que deben  ser de la década de los veinte del pasado siglo ya que las "Coplas nuevas" nos hablan de una basílica que se quiere construir en lo alto del Risco de la Magdalena (parte alta de la actual basílica). Y es cierto que en 1928 se empezaron los trabajos de allanamiento y cimentación para la construcción de un macrotemplo, proyecto del arquitecto Aliot, que no prosperó  debido a la crisis económica y a la proclamación de la Segunda República.
Abajo, dibujo del proyecto de Aliot.















Años más tarde se rebajó este proyecto por otro elaborado por el arquitecto Eladio Laredo que tampoco salió adelante debido al estallido de la Guerra Civil.

Por fin en 1949  se iniciaron los trabajos de la basílica, gracias al empeño del  obispo güimarero D. Domingo Pérez Cáceres. Estos culminaron diez años más tarde, siendo el proyecto del arquitecto José Enrique Marrero Regalado. El edificio es una mezcla de estilos sucedidos en Canarias, lo que se llamó estilo neo-canario.

 
Tarjeta postal de la Virgen de Candelaria. (Creo que de la misma época que las coplas)




















Coplas

A la Virgen de Candelaria
Patrona del Archipiélago Canario

(Coplas Antiguas)

Coro

Pues de la gente canaria
Sois Patrona sin igual

  Estribillo

Oh Virgen de Candelaria
Líbranos de todo mal

En Chimisay junto al mar
Mostrándonos los amores
De dos sencillos pastores
Te desjastes contemplar.
Y pues quisistes morar
En esta tierra Canaria
Oh Virgen de Candelaria
Líbranos de todo mal.

El Mencey  rey de Güímar
Al saber caso tan raro
Llevo tu efigie a Tinguaro
Con reverencia filial
Pues si el Guanche de amor tal
Te dió prueba tan palmaria
Oh Virgen de Candelaria
 Líbranos de todo mal.

En Avinico un altar
Por ser la cueva espaciosa
Con devoción fervorosa
Te hubieron de levantar.
Dejaron de guerrear
Para elevar su plegaria
Oh Virgen de Candelaria
Líbranos de todo mal.

A un niño resucitar
Te dignates con amor;
Traer un moro al Señor
Y a un despeñado salvar.
Siempre sabes consolar
A quien la suerte es contraria.

Oh Virgen de Candelaria
Líbranos de todo mal

A una loca en razonar,
Das consuelo al moribundo
Y en el piélago profundo
Serenas el temporal.
Al marino sabéis dar
Protección extraordinaria
Oh Virgen de Candelaria
Líbranos de todo mal

Por eso hoy ante tu altar
Tus fieles hijos rendidos
A tu amor agradecidos
Dulce reina virginal.
Gracias te vienen a dar
En fervorosa plegaria
Oh Virgen de Candelaria
Líbranos de todo mal

Pues de la gente canaria
Sois Patrona sin igual
Oh Virgen de Candelaria
Líbranos de todo mal.




















Nuevas Coplas a la Virgen de Candelaria

Ave, ave, ave María
Ave, ave, ave, María

 
 La Virgen María
La madre de Dios
Por ser madre nuestra 
Del Cielo bajó.

Ave, ave etc...

Mostrando a Canarias
Su amor singular,
Su planta divina
Posó en Chimisay.

Ave, ave...

Dos pobres pastores
La vieron llegar
quedando prendados 
De tanta beldad.

Ave, ave...

Por señas le indican
Los deje pasar
La Virgen María 
Inmovil está.

Ave, ave...

Tirarle una piedra
Intenta un pastor:
Su brazo sin fuerzas
Al punto sintió.

Ave, ave...

Por ver si es persona
De carne mortal
Su mano divina
Le quieren cortar.

Ave, ave...

La Virgen no sufre 
más, sufre el pastor
Que herida en su mano
Bien pronto notó.

Ave, ave...

Los guanches se fueron
Corriendo a Güímar
Y al Mencey contaron 
La historia real.

Ave, ave...

El rey con su corte
La vino a buscar
Y en su propia casa
Se alzó un pedestal

Ave, ave...

Los que estando enfermos
A tocarla van
Curados se vuelven
De su enfermedad.

Ave, ave...

Los guanches la adoran
Como a una deidad
Y en honrarla ponen
El mayor afán

Ave, ave...

Sus guerras contínuas
Se acabaron ya
Que ante Ella juraron
Vivir siempre en paz.

Ave, ave...

Los conquistadores
La quieren robar
Y en la noche oscura
La sacan al mar.

Ave, ave...

Allá en Lanzarote
Iglesia le dan
Más la Virgen pura
No quiere allí estar.

Ave, ave...

Vuelve a Tenerife
Cual signo de paz:
Guanches y españoles
Las manos se dan.

Ave, ave...

Cueva de Avinico
Cueva de San Blas
La reina del Cielo
Tiene allí un altar.

Ave, ave...

Un templo le hicieron
Muy grande y capaz:
Furioso el torrente
Se lo llevó al mar.

Ave, ave...

Pasaron los años
Un siglo va ya
La Virgen no tiene
Ni templo ni altar.

Ave, ave...

Basílica hermosa
Se le quiere alzar:
Benditas las manos
Que la han de labrar.

Ave, ave...

Sobre la colina
¡Qué bien estará!
Benditas las manos 
Que lo habrán de labrar.

Ave, ave...

Virgen soberana
Madre celestial
Reina de Canarias
Bendícenos ya.

Ave, ave...

Bendice a tu pueblo
Devoto y leal
Que humilde te implora
Con ferviente afán.

Ave, ave...

Si, te lo juramos
Madre virginal
En vida y en muerte
Tu nombre invocar.

Ave, ave...

En Vida y en muerte
Danos tu amistad;
Felices aquellos
Que la alcanzarán.

Ave, ave...

Véante mis ojos
Reina celestial
Véante en el cielo
por siempre jamás.

Ave, ave...





















Nota: Todas las palabras están escritas tal y como vienen en el original, ha sido una simple transcripción.

martes, 13 de agosto de 2013

Mar de nubes sobre el mar. Valle de Güímar

Debido a las altas temperaturas que tenemos se ha producido este fenómeno bastante insólito, por cierto.
Imágenes del amanecer del 12 de agosto. No se veía el mar, ni la montaña del Socorro....,  bueno toda la costa del Valle estaba cubierta por una espesa capa de nubes (un mar de nubes sobre el mar). A medida que fue avanzando la mañana desapareció, para quedar solamente una débil neblina.

La montaña del Socorro asoma su parte más alta por encima de la bruma.



Y mientras la costa estaba de esta manera la cumbre estaba totalmente despejada.

sábado, 10 de agosto de 2013

César Manrique: la conciencia del paisaje

"César Manrique: la conciencia del paisaje" es el título de la exposición que se encuentra abierta en el Espacio Cultural de Cajacanarias en Santa Cruz de Tenerife desde el 4 de abril y que se clausurará mañana  10 de agosto.

Esta exposición hace un recorrido por los paisajes físicos y humanos de su isla, Lanzarote. Esos paisajes que tanto influyeron en su modo de vivir y de ver el mundo.

Aquí dejo el enlace de la exposición, donde podemos encontrar muchísima información acerca de este artista: César Manrique la conciencia del paisaje

La exposición se reparte en dos plantas. Lo primero que nos encontramos es una enorme pantalla con un vídeo de la playa de Famara. Estas imágenes más el sonido de las olas de fondo, hacen que casi te sientas en ese lugar. La grabación cada cierto tiempo es interrumpida por la voz de César Manrique que nos cuenta la influencia que estos lugares tuvieron en su vida.

video

video

En la sala contigua vemos una gran red dispuesta de una manera muy artística. A los lados, cuadros de su primera época y fotografías. Al fondo, en una pantalla de menores dimensiones que la anterior vemos unas exquisitas imágenes del Lanzarote de mediados del siglo XX.




















En la segunda planta  nos encontramos una zona ambientada en el Nueva York de los sesenta que coincide con la etapa neoyorquina del artista (1965 - 1968).

Abajo una carta escrita por César Manrique a Pepe Dámaso desde Nueva York. Interesante lo que dice....

En una sala anexa a la anterior encontramos una serie de cuadros de su tercera etapa. Sin abandonar la abstracción intensifica el color y utiliza nuevos materiales en la superficie del cuadro.

La exposición es un compendio de toda su obra, no sólo pictórica sino también escultórica, como diseñador de espacios y como luchador incansable por mantener una arquitectura y un paisaje  en armonia con el medio.

Encontramos ahora una parte muy curiosa es : el árbol de los deseos. A lo largo de los meses que ha estado abierta esta muestra, los visitantes han escrito en un papelito un deseo que se han ido colocando en el árbol formando sus ramas ¡¡Qué bonito ha quedado!!

Aquí su etapa más reivindicativa....

En la imagen inferior podemos ver en una silla su último mono de trabajo. Se llega a él después de atravesar un pasillo oscuro apenas iluminado con uno de sus pensamientos:

Vivimos tan corto espacio de tiempo sobre este planeta que cada uno de nuestros pasos debe estar encaminado a construir el espacio soñado de la utopía. Construyámoslo conjuntamente.

 Y aunque a veces esté un poco "negro" el panorama....

Interesantííííííísima................. sí señor.