sábado, 10 de agosto de 2013

César Manrique: la conciencia del paisaje

"César Manrique: la conciencia del paisaje" es el título de la exposición que se encuentra abierta en el Espacio Cultural de Cajacanarias en Santa Cruz de Tenerife desde el 4 de abril y que se clausurará mañana  10 de agosto.

Esta exposición hace un recorrido por los paisajes físicos y humanos de su isla, Lanzarote. Esos paisajes que tanto influyeron en su modo de vivir y de ver el mundo.

Aquí dejo el enlace de la exposición, donde podemos encontrar muchísima información acerca de este artista: César Manrique la conciencia del paisaje

La exposición se reparte en dos plantas. Lo primero que nos encontramos es una enorme pantalla con un vídeo de la playa de Famara. Estas imágenes más el sonido de las olas de fondo, hacen que casi te sientas en ese lugar. La grabación cada cierto tiempo es interrumpida por la voz de César Manrique que nos cuenta la influencia que estos lugares tuvieron en su vida.

video

video

En la sala contigua vemos una gran red dispuesta de una manera muy artística. A los lados, cuadros de su primera época y fotografías. Al fondo, en una pantalla de menores dimensiones que la anterior vemos unas exquisitas imágenes del Lanzarote de mediados del siglo XX.




















En la segunda planta  nos encontramos una zona ambientada en el Nueva York de los sesenta que coincide con la etapa neoyorquina del artista (1965 - 1968).

Abajo una carta escrita por César Manrique a Pepe Dámaso desde Nueva York. Interesante lo que dice....

En una sala anexa a la anterior encontramos una serie de cuadros de su tercera etapa. Sin abandonar la abstracción intensifica el color y utiliza nuevos materiales en la superficie del cuadro.

La exposición es un compendio de toda su obra, no sólo pictórica sino también escultórica, como diseñador de espacios y como luchador incansable por mantener una arquitectura y un paisaje  en armonia con el medio.

Encontramos ahora una parte muy curiosa es : el árbol de los deseos. A lo largo de los meses que ha estado abierta esta muestra, los visitantes han escrito en un papelito un deseo que se han ido colocando en el árbol formando sus ramas ¡¡Qué bonito ha quedado!!

Aquí su etapa más reivindicativa....

En la imagen inferior podemos ver en una silla su último mono de trabajo. Se llega a él después de atravesar un pasillo oscuro apenas iluminado con uno de sus pensamientos:

Vivimos tan corto espacio de tiempo sobre este planeta que cada uno de nuestros pasos debe estar encaminado a construir el espacio soñado de la utopía. Construyámoslo conjuntamente.

 Y aunque a veces esté un poco "negro" el panorama....

Interesantííííííísima................. sí señor.